miércoles, marzo 20, 2013

Rosquillas de anís al limón

 
Rosquillas de anís al limón
Categoría: Panes y Bollos Dificultad: Fácil
  
Las de toda la vida en casa de mi madre. Llegar el día 18 de marzo y era una fiesta ver a mi madre preparar las rosquillas para San José, e impregnar toda la casa con el clásico olor a la fritura de rosquillas y todos esperando a que se enfriasen para que nos diera una  para probar. ¡Que recuerdos!
He cambiado y he querido hacer mil recetas, pues es muy fácil y que a todos gusta. La anterior a ésta que vi era una receta muy sugerente y tentadora “rosquillas de leche condensada al limón”, creo que era así, pues no pude hacer ni una rosquilla con los ingredientes indicados, era 500 g de harina y yo con 700 g no hubo manera de formar la masa; en fin pelillos a la mar. Así que las de toda la vida; aquí la receta. Por si queréis que no se os queme el aceite, poner en la sartén en el mismo una cáscara de huevo y ver luego el resultado. Quedarán todas las rosquillas con el mismo color y el aceite limpio para freír patatas u otra clase de fritura.


Ingredientes:
  • 3 huevos
  • 8 cucharadas de leche
  • 8 cucharadas de azúcar (se puede echar hasta 10)
  • 8 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Ralladura de piel de un limón hermoso (sólo la parte amarilla)
  • 3 cucharadas de licor de anís
  • 1/2 sobre de levadura Royal
  • Una cucharilla de bicarbonato sódico
  • 600 a 700 g de harina
  • Aceite abundante para la fritura

Instrucciones:
  1. En un bol grande batir los huevos con el azúcar hasta deshacer el azúcar, añadir la cáscara de limón rallada, el aceite, la leche, el anís y seguir batiendo hasta mezclar bien.
  2. Mezclar la harina con el bicarbonato sódico y la levadura e ir mezclando con los líquidos. (Primero echaremos 600 g y si hace falta vamos poniendo más hasta que nos quede una masa que podamos trabajar sin problemas.
  3. Enharinamos un poco la encimera y vamos haciendo bastones cómo de 12 centímetros juntamos las puntas sobreponiendo una con la otra e ir reservando para freír. Es mejor tener todas formadas para luego freír sin parar, así no se nos queman. Se fríen en aceite caliente pero no humeante ya que se tienen que cocer bien, no arrebatar y que nos queden crudas por dentro, aunque las hacemos con abundante aceite, hay que girar y freír por los dos lados. Cuidado pues se queman, no dejes la sartén en el fuego, hazlas vigilando.

2 comentarios:

Alba dijo...

Es verdad que son muy ricas y me alegro mucho de que no se dejen de hacer. Veo que las tuyas no llevan azúcar por fuera...
La formula es fantástica.
Besitos.

alfhuevo.wordpress.com dijo...

que rico, para picotear todo el día sin parar..jejejejeje