martes, febrero 01, 2011

Por San Blas la cigüeña verás

Por San Blas la cigüeña verás. Este es el dicho de toda la vida, aunque ahora se las ve todo el año por que parece ser que no emigran como una servidora que desapareció un día sin decir ni pío.
Espero vuestra comprensión y me disculpéis por el abandono de mi blog.
Durante este tiempo he cambiado de domicilio, ahora estamos en mi ciudad, Pamplona, después de muchos años y la verdad no cocino demasiado, prefiero hacer mis cortas excursiones por todo Navarra y  comunidades cercanas, no obstante iré poniendo algunas fotos de estas excursiones.
Hoy una receta de rosquillas de San Blas por ser casi su día, copiada de la red.

 Muchas gracias por seguir visitando mi pequeño blog sin ánimo de lucro, ni compro ni vendo nada, así que a nadie he perjudicado.

.
Rosquillas de San Blas
Categoría: Panes y Bollos Dificultad: Fácil


Ingredientes:
  • 400 gramos de harina. (en mi caso he puesto entre 500gr  600 quizá sea la harina o huevos grandes)
  • 6 huevos.
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • ¼ litro de aceite de oliva virgen extra.
  • 2 cucharadas soperas de licor de anís.


Para el glaseado blanco:
 
  • 4 claras de huevo.
  • 400 gramos azúcar glass.
  • 1 cucharadita de licor de anís.

Cómo se elabora:

  1. Mezclamos los huevos, el azúcar, el anís y el aceite en un recipiente amplio hasta formar una crema homogénea.
  2. Incorporamos la harina poco a poco y mezclamos amasando con las manos hasta que quede una masa uniforme. 
  3. Cuando la masa esta preparada se hace una bola y se pone en la mesa ligeramente untada de aceite, para estirarla en barra con el objeto de formar el rosco en el que se unir n las puntas de la barra un poco montadas, sobre la mesa. 
  4. Colocamos sobre papel de horno en una bandeja e introducimos en el horno (previamente calentado) a 170º C durante 20 minutos y una vez horneadas, sacamos del horno y dejamos enfriar.
  5. Batimos las claras con una batidora de varillas eléctrica e incorporamos el azúcar glass en forma de lluvia, sin dejar de batir. Agregamos el anís y seguimos batiendo hasta conseguir un merengue espeso.
  6.  Glaseamos las rosquillas frías por un lado y dejamos que se sequen. Colocamos en la fuente donde vayamos a servir o guardamos en una lata metálica con papel de horno para que no se sequen ni cojan humedad.