martes, noviembre 15, 2011

Pastas de avellana al limón y de queso con nueces

Pastas de avellana al limón
Categoría: Postres Dificultad: Fácil

Pastas de queso fresco a las nueces
Categoría: Postres Dificultad: Fácil

Voy a poner 2 recetas supersencillas de pastas, últimamente estoy un poco vaga, aparte de eso me tengo que comer todas estas chuchearías ya que el contrario no quiere perder el tipo. Ahí van, espero os gusten.

Pastas de avellana al limón

Ingredientes:

  • Una clara de huevo
  • Una pizca de sal
  • 150 g granillo de avellanas con piel (no molida)
  • 200 g de azúcar morena
  • Una cucharada de harina colmada
  • Una cucharada de zumo de limón y una cucharada de ralladura de cáscara

Instrucciones:

  1. Precalentar el horno a 160º
  2. Batir la clara con la sal, añadir el azúcar, seguir con la harina jugo y cáscara del limón, echar el granulado de avellana. Hacer bolitas como una nuez e ir colocando sobre una bandeja forrada no muy juntas ya que se esparcen mucho y se pegan. Cocer 12 minutos, dejar enfriar antes de despegarlas. Se guardan muy bien en recipientes de metal.

Pastas de queso fresco a las nueces

Ingredientes:

  • 150 g de harina
  • 90 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 65 g de queso fresco Filadelfia o Burgos
  • 70 g de azúcar
  • ½ cucharita de extracto de vainilla (o un palo de vainilla)
  • 60 g de nueces molidas
  • 50 g de almendra granulada para el rebozo

Instrucciones:

  1. Batir el queso con la mantequilla, (si se tiene un robot va muy bien) añadir el azúcar y la vainilla seguir batiendo incorporar la harina y nuez molida, trabajar rápido la masa, hacer una bola que a su vez haremos 2 rulos de unos 3 cm de diámetro, enrollar sobre el granulado de almendra. Envolver en film alimentario y guardar unos 30 minutos en frigorífico para endurecer y poder cortar.
  2. Precalentar el horno a180º
  3. Cortar trozos de 1 ½ cm + -- colocar sobre bandeja forrada de papel para horno y cocer unos 20 minutos, hasta que veamos los bordes dorados. Conservar en botes herméticos.

Muy rústicos ¿no?